Nuestra razón de ser

La Secundaria Constructivista María Montessori es un Centro educativo, laico y mixto, que mantiene una actitud de respeto, apertura y tolerancia hacia todas las culturas, ideologías y religiones que protejan la dignidad humana.

Nuestro principio académico se basa en ayudar al alumno en su desarrollo y brindarle las herramientas necesarias que le permitan adaptarse a cualquier condición que el presente le requiera; promovemos las cualidades de cada alumno como seres  irrepetibles, orientándolos y acompañándolos en el desarrollo de sus potencialidades. Asimismo, el Centro fomenta las capacidades de trabajo y de aprendizaje en el alumno como habilidades fundamentales para lograr las metas que se proponga y para su servicio a la sociedad. Para trabajar en la misma dirección tanto en casa como en el colegio, el Nuestro Equipo Académico está a disposición de los padres, entendiendo la tarea educativa como una colaboración.

Este contexto pone especial atención al desarrollo de la personalidad individual, cultural y social en valores como la tolerancia, la universalidad, la humildad, la sensibilidad, la responsabilidad y la curiosidad intelectual, como base de la excelencia del niño y del éxito escolar.

La manera que tiene el centro de entender la formación del hombre es que el ser humano se autoconstruye a partir de la interacción con el ambiente, el cual respeta las características psicológicas y la manifestación de las tendencias humanas descritas por la Dra. Montessori. Este es el proceso de adaptación y de humanización que le acompaña en su crecimiento durante toda la vida y configura su personalidad como individuo único.

La Secundaria Constructivista María Montessori ofrece un ambiente adecuado para la construcción del ser humano en su máximo desarrollo, proporcionándole herramientas para que descubra su propia felicidad.

Misión Secundaria Constructivista María Montessori

Formar jóvenes que cuenten con los conocimientos y habilidades necesarias para enfrentar exitosamente los retos de competitividad propios del mundo actual, y que además posean los valores morales, intelectuales y culturales que les permitan desarrollarse simultáneamente en el ámbito profesional y espiritual, así como contribuir positivamente al desarrollo de nuestro país.